CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

12 junio 2007

pensamiento positivo

Es hermoso contemplar la salida del sol sin estar borracha. Normalmente cuando veía amanecer era orque no había dormido en toda la noche. Ahora mi hijo me despierta antes de que amanezca y eso me permite disfrutar de ese trocito de cielo que le queda a mi ventana.
Trato de ver algo hermoso en todos los días y en todos los momentos. No siempre resulta sencillo pero de algún modo hay que combatir la desesperanza y la desesperación; estoy convencida de que es demasiado fácil caer en una espiral de negruras (mi naturaleza no es optimista precisamente)
No siempre podemos elegir lo que nos sucede, de hecho yo casi nunca puedo. Pero sí elegimos cómo enfrentarlo. Quiero no olvidar lo afortunada que soy porque aún teniéndolo todo hay quien encuentra motivos para quejarse. No hace mucho un tío que tiene billetes para limpiarse el culo con billetes de a cien se lamentaba de que había recibido una herencia millonaria y ahora tenía que ponerse a pensar cómo invertir ese dinero (qué cojón, dámelo a mí y verás como le saco partido).
Y es que lamentarse es como hacer sudokus: entretiene una barbaridad, pero no aprendes nada.

2 Comments:

  • At 6/26/2007 04:00:00 a. m., Blogger El valle said…

    No acabo de entender tu desesperanza y tu desesperación. Parecía que Ángel iba a cubrir tus necesidades emocionales, pero ahora empiezo a dudarlo.
    No quieres un padre, ni un compañero-padre: desechaste a ambos.

    Esa pasión que esperas que te llegue de nuevo algún día no debe ser motivo de desesperanza, parece que es el motor de todo lo que te mueve y que lo camuflas en otros ámbitos como maternidad o trabajo.

    No analices, los análisis que solemos hacer de nosotros mismos son sesgados y no tiene en cuenta las entrañas: se mueven en el ámbito teórico. Pálpate, escúchate a ti misma para saber que es lo que ansías, quizá así no tomes el camino que te aleje de ello.

    Un abrazo.

     
  • At 7/09/2007 01:22:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Si los hijos tuvieran realmente la capacidad de cubrir nuestras necesidades emocionales y garantizarnos la felicidad todos los padres del mundo ser�an felices. Pero no es as�. No es justo tener un hijo para que te complete. Ser�a demasiado ego�sta. Un hijo no cubre tus necesidades, crea otras, las suyas al menos.
    Siento haber transmitido sin embargo que hay desesperanza y desesperaci�n porque no es as� para nada. Creo que nunca he sentido tanta esperanza en el futuro y me he sabido tan fuerte como ahora.
    El desquicie que a veces producen las dificultades es otro cantar, pero no pasa de ser una rabieta, m�s o menos exagerada, como buena andaluza que soy.
    Besos.

     

Publicar un comentario

<< Home