CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

21 junio 2008

hola de nuevo

Hace mucho tiempo que no escribo un poema sobre papel; hace mucho tiempo que mis versos tejen sonetos invisibles de sonrisas y miradas cómplices. Hace mucho tiempo buscaba a la desesperada el amor verdadero frente a una pantalla o en centros de macho palillo en boca y ahora, que el verdadero amor me sonríe abiertamente abrazando mi muslo, me pellizca el pezón y se ríe a carcajadas; ahora que sus pasos torpes aprenden y aprehenden la vida minuto a minuto y que alza sus brazos buscando mi cara cuando se agota de correr en todas direcciones… ahora no me nacen los versos. Ya no escribo poesía. La poesía me escribe a mí.
Abandoné el blog harta de juicios crueles de lectores desconocidos que, a pesar de odiarme, me leían a mí y a los que me leían, seleccionando a su antojo las líneas más comprometidas, rociándolas con el veneno de su dañina visión de las cosas y lanzándolas contra mi persona sin más afán que el daño por el daño, sin que eso supusiera beneficio alguno para nadie, acaso el simple placer de herir.
Regreso de puntillas porque el blog aportaba a mis cuadernos ese cariz de sentirse escuchada, da igual por quién ni por qué y me permitía compartir con alguien todo aquello que me estremecía, al principio ese alguien era una sola persona, que me regaló el blog (un regalo que le agradeceré siempre) y que luego utilizó para tratar de hundirme en público aunque me pidiera disculpas en privado (algo que nunca le perdonaré). Nunca ha sido un blog de multitudes y nunca lo he pretendido, por más que alguien me haya acusado de “cínica que vende su vida en internet”, como si la vida pudiera venderse o mi “farragosos posts” (otra lindeza de mis amados lectores) tuvieran un precio.
Pero regreso, con menos inocencia, con más cinismo; con más suspicacia y con menos vivencias; con menos confusión y con más paz. Confieso que esta paz no será completa hasta que no sea capaz de liberarme de viejos rencores y crea realmente que todas las experiencias negativas que he vivido desde que Gabriel me regaló el blog, son parte de un aprendizaje que debo agradecer. De ser cierto lo que se predica en “Entre fantasmas” y películas y series afines, de morirme mañana me quedaría por los siglos colgada en el limbo tratando de saldar cuentas pendientes y Amanda Gordon me enviaría a hacer puñetas al submundo de los condenados.
Tal vez me salve del infierno la pura pereza, porque la venganza nunca ha formado parte de mi lista de tareas pendientes ya que eso de vengarse supone demasiadas molestias y ni siquiera me las he tomado para hacer justicia (que es a menudo la forma elegante de vengarse).
Resumir todos estos meses en unos pocos posts no será difícil porque en Jaén todo va muy despacio y no suceden muchas cosas. Lo más emocionante que me ha sucedido hoy ha sido estrenar zapatos sin necesidad de tiritas… y ayer tener el valor de gastarme casi 60 euros en unos zapatos que no me hicieran daño.
Aún no he conseguido un trabajo decente y de momento dedico media jornada de mi vida a buscar trabajo y la otra media a vender aparatos de limpieza por teléfono, aparatos que me costarían al menos cuatro sueldos. Y no es que las aspiradoras sean caras, es que mi sueldo es una mierda. No sé si me equivoqué, supongo que tomé la mejor decisión posible pero va a ser necesario ampliar mi repertorio de decisiones viables y seleccionar mejor los lugares, los momentos y las personas, algo que hasta ahora no se me ha dado demasiado bien.

7 Comments:

  • At 6/24/2008 02:02:00 a. m., Blogger Avasallado said…

    A grandes rasgos todo parece demasiado simple. A grandes rasgos, el cinismo es la conclusión plausible del desengaño, el puente que une la previda con la vida.

    Los rencores son la salsa para las almas que se cuecen sen sí mismas, les da cuerpo a través de las diversas circunstancias que viven como esenciales, como parte inherente a su innata desgracia.

    Pero la vida debiera ser otra cosa, algo más que elegir las mejores opciones, porque lo óptimo es enemigo de lo mejor, la equivocación vive en nosotros y, además, muta.

    Las tiritas para estrenar zapatos son un mal menor. Las tiritas para seguir viviendo son muestra de arrojo. Y el arrojo es el combustible de la vida.

    Un beso.

     
  • At 6/26/2008 04:57:00 p. m., Anonymous Gabriel said…

    Que solo te preocupe el bienestar de los tuyos y hacerte con lo necesario para asegurarlo y sobre todo tu vejez, cuando no queden fuerzas, ilusiones o salud para seguir luchando.

    Lo demás es espejismo muy, muy pasajero.

     
  • At 6/26/2008 11:50:00 p. m., Blogger Tzade said…

    Nada asegura nunca nada y mucho menos la vejez a la que ni siquiera sabemos si llegaremos o no.
    En cuanto a mis preocupaciones... siento si he transmitido que me preocupa algo diferente al bienestar de los míos, debe ser que cada día me expreso peor. Si se le puede llamar "preocupación" no tengo otra sino esa. Y ya no porque desde que publiqué este post he conseguido otro empleo que "garantiza" tanto nuestra subsistencia como la muerte súbita de mi vida social.

     
  • At 6/27/2008 10:09:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Te explicas muy bien.

    Siempre te has explicado perfectamente.

    Pero con el paso de los años ya verás que se entiende mejor a los demás a través de los cambios en su actitud, más que en lo que te han dejado escrito o verbalizado.

    Y también se preveen sus necesidades.

    Quizás sea porque a fin de cuentas es evidente que todos terminamos abocados al mismo cauce.

    Todos.

    Invariablemente.

    Besos

     
  • At 7/10/2008 12:23:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Todos esperamos a nuestro príncipe azul... este muzhazho ya ha encontrado a zu prinzeza azú. la vida es mas que todo esto que toda la sociedad e iglesia nos ha ido inculcando desde siempre. la vida son experiencia y momentos de vivir, sentir emociones y se libre para ser tu misma, hacer lo que tu cuerpo y alma desea expresar y desea expandirse, abriéndose camino, en este largo caminar de nuestra vida que hemos elegido antes de bajar a este momento en el que nos encontramos... la vida nos hace ser o vivir lo que deseamos y desechar lo que verdaderamente no deseamos o no nos enriquece como ente. ya que somos mas que todo lo que mostramos exteriormente, lamentablemente muchas personas no tienen nada mas que mostrar... tan solo hay que mirarse interiormente y ver quienes somos y a donde queremos ir... buscar nuestro farol que nos indique nuestro camino y poder caminar en sentido de nuestra luz, sin importar lo que digan los demas...ya que en ese momento somos dueño de nuestra vida... un abrazo.

     
  • At 7/17/2008 10:17:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Cuando haya que atender las facturas de mantenimiento de un hogar (luz, gas, agua, reparaciones), la educación, la instrucción y la manutención de unos hijos para que el día de mñana tengan oportunidades de sobrevivir dignamente en este Mundo y además hay que cuidar a terceras personas impedidas, es decir, en definitiva tomar las riendas de la Vida, empieza a ser un poco difícil "atenderse a uno mismo" para buscar el "farol que nos indique nuestro camino y poder caminar en sentido de nuestra luz".

    La Vida, cuando se toma con la debida responsabilidad, necesariamente va bastante allá que la contemplación y la búsqueda de libertad personal.

    Y lo de ser libre para ser uno mismo, está muy bien si queda tiempo para nostros despues de atender a los otros y siempre que con ello no se afecte por activa o por pasiva (es decir por abandono o negligencia) a los que dependen de nosotros o se ven perjudicados por nuestra solemne "búsqueda de farol personal".

    Resumiendo, hay que traer las judias a casa primero y ver de qué modo ayudamos a los demás antes de dedicarnos a la contemplación monástica en pos de la búsqueda de la autosatisfacción, "para hacer lo que tu cuerpo y tu alma desea expresar y desea expandirse".

    Cuando no se llega a fin de mes y hay bocas que necesitan lo básico para seguir creciendo y futuros precarios en personas dependientes de nosotros... es que ni quedan ni ganas de pensar en uno mismo.

    Y mucho menos de buscar faroles amenos que queramos convertir nuestra vida en un farol.

    Un abrazo.

     
  • At 7/19/2008 11:53:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Hablando con propiedad y conocimiento de causa, no existe nadie en el mundo que pueda afirmar, dar a entender o sugerir remotamente que no le doy a mi hijo cuanto necesita, que no soy una persona y una madre responsable o que mi hijo está en algún momento en un segundo plano. La duda ofende, ofende terriblemente.
    Pero tampoco olvido que al margen de satisfacer mis necesidades primarias y las de los míos, existen más planos que pueden y deben ser satisfechos.
    Las distintas y humanas facetas de animal que necesita comer y dormir, de sexo, de amor, de espiritualidad son compatibles y complementarias y atenderse a uno mismo, aunque tenga hijos, lejos de ser un gesto de egoísmo es un signo de equilibrio mental y salud emocional.
    Parir no me ha convertido en una máquina de suministrar alimento, vestido y ciertas garantías de futuro.Continúo siendo yo misma, aunque mis prioridades hayan cambiado, haya madurado y haya aprendido a ver el mundo de otra manera. Sigo siendo yo y lo mejor de todo es que me encanta.
    Continuar en el camino de la realización personal no sólo no implica descuidar las responsabilidades más importantes sino asumirlas, continuar aprendiendo, ahora más que nunca, para poder enseñarlo y transmitirlo.
    De todos modos, ahora que tengo trabajo, gano dinero de sobra, vivimos en un piso que pago íntegramente y tanto mis progenitores como mi progenie están bien atendidos y a salvo sigo pudiéndome permitir vivir plenamente, porque nunca he dejado de hacerlo.
    Traer a un hijo al mundo no nos paraliza el espíritu. Y no llamaría "autosatisfacción" sino "autorrealización" a eso de dejar que cuerpo y alma se expresen y se expandan.
    Ser madre no me ha anulado como mujer, gracias a Dios, y eso no me estirará y endurecerá el cuerpo y convertirá mi cabeza en una bombilla.
    De todos modos, gracias por preocuparte.

     

Publicar un comentario

<< Home