CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

26 octubre 2009

Derrotada

Asumo la derrota. Esta noche no sé ver las cosas de otro modo. Mea culpa por ser incapaz de meterme en la cabeza del otro y ser incapaz de actuar como los otros desean que actúen con ellos y no como me gustaría que actuaran conmigo, o sencillamente como estoy acostumbrada a actuar.
Soy emocionalmente lenta, torpe, torpísima. Y sólo es culpa mía pero ... cuando se llega a un punto en el que no se sabe qué decir es mejor callar, cuando se llega a un punto en que no se sabe hacia dónde ir es mejor estarse quieto. No se esperar cuando al otro le toca mover ficha. No sé hacerlo.
Hace una semana entera que no veo a mi hijo. Pasar tanto tiempo encerrada y sola me han vuelto débil y más torpe que antes si cabe. Paso llorando la mayor parte del día. Ahora también y francamente estoy derrotada. No quiero seguir adelante porque no sé si vale la pena ni sé si puedo hacerlo.
Cuando aún no se te ha perdonado un error de los gordos tampoco se te perdonan los errores pequeños. Me siento en el punto de mira esperando los disparos. Sinceramente no encuentro ninguna respuesta adecuada: decir blanco no es apropiado, decir negro es un error fatal, quedarse callada también lo es.... ni la disculpa, ni la lucha ni la huída... sólo sentarse y esperar que el otro mueva ficha sin estar muy segura si el otro está sentado esperando a que tú te muevas en la dirección adecuada y estoy desorientada, muy desorientada y sinceramente no tengo fuerzas y no puedo más. Y ahora mismo ni veo la salida ni tengo ganas de encontrarla.
Estoy cansada, estoy muy cansada.
Soy consciente de que soy demasiado egoísta para poder tener relaciones satisfactorias. Sinceramente no sé qué aporto a las personas que pasados los años me siguen queriendo.
Esta noche sin embargo no me nace tanto pedir perdón; primero porque ya lo he pedido (por si acaso), segundo porque no he hecho nada malo, o nada tan malo, como para que se me retire hasta la palabra. Creo que se me está castigando de un modo cruel e injusto. Siento que se están cebando conmigo. Y puede que esté equivocada pero ahora mismo no puedo ver más allá.
Estoy cansada. Estoy muy cansada. Y no puedo más sinceramente no puedo más.
Siento ganas de desaparecer y que me trague la tierra. El llanto es imparable esta noche y puede que tenga que ver con el encierro, con la ausencia de mi hijo, con la soledad, con el dolor físico... todo un poco. No quiero decidir nada esta noche. Es evidente que ahora mismo no puedo decidir mucho más que irme a dormir a la cama.
Mejor mañana. Mejor mañana.
Hoy estoy derrotada. No puedo más.

2 Comments:

  • At 10/27/2009 02:39:00 a. m., Anonymous Suave abrazo said…

    El ser humano está lleno de equivocaciones, es nuestra naturaleza. También es nuestra naturaleza ser crueles con los demás y con uno mismo. Nuestra evolución pasa por querernos, ser conscientes de nuestro infinito amor y del amor que alrededor existe.
    El amor de los demás lo recibimos cuando aprendemos a amarnos a uno mismo. Pero nunca nos amaremos a nosotros mismos, amando al prójimo.
    Recuerda que para llegar al final del caminio hay 7 puentes que cruzar. No titubees en tu camino. Tu evolución depende de cada paso, y tus pasos te llevan hacia hermosos senderos.
    Se luz, se aire, se mar y sobre todo, se tierra.
    Muchos ánimos de un compañero ausente.

     
  • At 10/27/2009 09:01:00 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Gracias
    :)))

     

Publicar un comentario

<< Home