CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

28 agosto 2009

Soltera y feliz

Se e pasó ya la necesidad de tener pareja, al darme cuenta de que gozo de una libertad que no tiene precio. Igual la soledad regresa mañana pero, hoy por hoy, me he dado cuenta de lo a gustito que estoy. Han hecho falta unos cuantos hombres con serias intenciones llegados casi al unísono, ni que se hubieran puesto de acuerdo, jugando a enlazarme para darme cuenta de que me apetece estar sola, aunque sería más rentable vivir en pareja.
¿Qué valiente se atrevería a asumir mis perversiones, mi viveza sexual, mis manías de mujer solitaria y mi modo de expandir el espacio cual bomba atómica?
Como dijo un día Gabriel ¿Qué dios me aguanta después de los primeros cinco minutos de tontería adolescente? Y lo que es más importante, ¿Existe el hombre no ya perfecto sino secillamente soportable? ¿Estoy dispuesta realmente a ver cómo mi pareja se da cuenta de que no puede competir contra mi eterna insatisfacción? ¿A luchar día a día contra su ardiente e inútil deseo de rendirme? ¿A tener dos cepillos de dientes en mi lavabo?
Si de pronto tuviera el suficiente desahogo económico me iría de viaje con mi hijo y una super-niñera que le cuidara en mis horas locas.
Necesito tiempo, dinero y espacio y no sé hasta qué punto me apetece compartir tiempo y espacio... y tampoco está el percal para compartir dinero.
¿Me amará alguna vez un hombre tanto como para respetar toda la libertad que necesito? ¿Me amarán sin amarrarme?
¿A dónde conducen mis deseos?
Lejos de aquí, muy lejos.... por lo menos por lo menos a 800 kms.

2 Comments:

  • At 8/29/2009 05:55:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    De Madrid a cualquier parte. O de Jaén, o Barcelona, o Buenos Aires o de Tegucigalpa. O de Berlín o su cielo de ángeles humanizados, o alas del deseo.

    Si algo creo saber acerca de ti, más allá de la limpieza de tu sonrisa, o la claridad en tu mirada, es que eres tan voluble como la vida -quizás porque estás verdaderamente inmersa en ella- y, sobre todo, esa tendencia a sobrevalorar lo superfluo, lo común, lo gris, la medianía. Esa fuerza interior que busca es también una lupa que amplifica y traiciona, te traiciona. Del más bellaco de los hombres eres capaz de construir un héroe: hermoso mientras dura, pero dura poco, y no has aprendido a metabolizar el golpe. Y es hermoso que así sea, te dignifica, esa torpeza emocional tuya es, en mi opinión y en paradoja, tu gran acicate: eres sencilla como habitar el espacio y complicada como entender el tiempo.

    Y este cariño que te tengo que me impide ser siempre complaciente.

    Y este beso, si lo quieres.

    Avasallado.

     
  • At 8/29/2009 09:32:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Claro que quiero tus besos. Ninguno de mis amigos es siempre complaciente. De hecho creo que mis amigos casi nunca son complacientes. Además la gente pelota me aburre.
    Avísame cuando regreses al Sur.

     

Publicar un comentario

<< Home