CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

02 diciembre 2010

El brillo del escalofrío

Con mucho cargo de conciencia porque tenía trabajo para horas y porque no estaba con mi hijo porque tenía que trabajar, con la gripecilla a cuestas y con desgana, acudí esta tarde a la presentación de un libro con la sana intención de regresar a casa tan pronto como pudiera escaquearme.
No puedo olvidar mi espíritu crítico y criticón y mi manía de ponerle puntilla a todo lo que veo y lo que oigo. Me divierte y es una manera como cualquier otra para mantener la atención. Andaba febril y con sueño acumulado y sentarme en un lugar en el que hace calor es para mí, en este momento, como una sobredosis de valerianas. Deseé que se apagaran las luces y sólo se iluminaran los oradores, para poder echar una siestecita como el que no quiere la cosa y despertar con los aplausos; pero como no podía ser, me dediqué a analizar las formas prestando poquita atención al contenido. Ni el escritor ni su acompañante parecían tener grandes dotes comunicativas y, no obstante, me dieron ganas de comprar el libro. No pude hacerlo porque no tenía dinero suficiente así que en lugar de ir directa a casa como tenía pensado decidí ir hasta el pub donde se celebraba el evento, pasé por un cajero y saqué dinero suficiente y luego compré el libro.
Sabía que me arrepentiría... pero sólo me arrepentí entre la página 10 y 15. Si un libro a pesar de los pesares me mantiene las primeras 45 páginas tiene muchas posibilidades de valer la pena... más aún si estando en un pub no puedes contener las ganas de leer, haciendo caso omiso a comentarios jocosos y miradas prejuiciosas porque en los pubs no se lee... se bebe, se fuma, te ríes como si te hiciera gracia lo que dicen los demás, bailas como si supieras bailar... y yo, personalmente, hago lo imposible por pasar desapercibida y salir del antro lo antes posible porque odio las aglomeraciones.
"Si no puedes cruzar el local en diez segundos, sal de ahí dentro de media hora" Ése es mi lema.
Y cuando llevaba allí una hora y mi grupo de gente consiguió hacerme soltar el libro, no pensaba en otra cosa sino en marcharme de allí lo antes posible para seguir leyendo.
Como proyecto de escritora que soy, sé de la facilidad de dejar un libro a medias durante años... ahí está mi ensayo sobre amor y sado muerto de risa, con las estadísticas perdidas y las notas extraviadas, deseando ser retomado algún día. Por eso admiro a quienes no se rinden y acaban lo que empiezan. Admiro a los autores que te enganchan, a quienes tienen un sueño y lo cumplen, a quienes tienen algo que celebrar y lo celebran...
España es un país donde se edita mucho y se lee poco. No sé qué alcance tendrá este libro, si será conocido o reconocido. Yo pienso leerlo y disfrutarlo. Estoy segura de que vale la pena. Cuando lo acabe, haré la oportuna despedida en este blog. De momento dejo caer título y autor. Creo que aún no se vende fuera de Jaén, pero todo se andará:
La Teoría del Efecto Rebote. El brillo del escalofrío
por Juan Gómez Ostos
Ed. Montedelagos
Sinopsis:
"Para encontrar la estrella que nos guíe en esta vida no siempre es suficiente con haber escalado la montaña para poder divisarla, tampoco con intentar verla con nuestra intuición o con nuestro corazón o con haber seguido al rebaño, muchas veces hace falta que te envuelva la oscuridad más opaca para poder lograrlo y con ello andar hacia el sendero soñado.
Esta es la historia de Pablo, un infeliz que nunca pudo imaginar que una simple gota de amor en forma de recuerdo lo encaminaría hacia el secreto de su propio sentir y lo ayudara a descifrar el camino tortuoso de misterios y peligros que la vida le tenía preparado para llegar a ser feliz".
¿Cómo es posible que dos personas similares en sexo, educación, sueldo, edad, familia, ciudad, etc.... le afecten de diferente forma una misma desgracia? Hasta el punto de que una de ellas piense en el suicidio y otra sin embargo salga más reforzada. La Teoría del Efecto REbote nos habla de la posibilidad de mejorar nuestro estado anímico en cualquier estado de decaimiento, en una historia entretenida en forma de parábola.
La imaginación es es primer paso para avanzar en lo imposible".

Te deseo, Juan, un camino repleto de imposibles superados. Mucha suerte.

1 Comments:

  • At 12/04/2010 11:51:00 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Muchas gracias por asistir, espero que te guste a ti y a quién lo lea.Tiene muchas horas invertidas. Ya hablaremos cuando lo termines,saludos.

     

Publicar un comentario

<< Home