CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

21 junio 2005

Toma de conciencia bajo un calor espantoso

Hace un calor espantoso. Esta noche promete insomnio otra vez. Y eso está bien porque me dará tiempo a arreglar mañana la casa. Isabel vendrá con un amigo suyo porque la contratan en el Museo del Prado. Así que vivirá conmigo durante un mes y medio. No podremos vernos mucho, pues mis horarios son un poco extraños. Lo que le he dicho es que prácticamente cuando ella se levanta de la cama me acuesto yo. Va a ser gracioso. Me vendrá bien para esos días agotadores en los que no tengo tiempo de hacerme la comida. Ya hablaremos de horarios mañana.
Hoy he sentido mi casa realmente mía. Supongo que porque he estado limpiando y poniéndola cuca. Mi casa es mi reino, mi palacio, mi lugar. No entrará nadie que no me quiera y a quien yo no quiera, salvando el técnico de telefónica que, todo hay que decirlo, tenía un culo precioso. jejeje.
Hoy he aceptado a un nuevo alumno para el verano. Un nuevo reto, un caso diferente para variar. Se trata de un niño que tiene problemas sólo y exclusivamente con las matemáticas. La causa: una profesora de esas que estudió pedagogía en el Pleistoceno y que no tiene puta idea de niños. El niño se ha mostrado abierto, confiado y obediente. Está interesado en aprender. Le he planteado las matemáticas como un juego que puede ser divertido y le he regalado unas cuantas fichas de orientación viso-espacial y unos problemas con unos dibujos atractivos.
Empezaremos el 5 de julio y el lunes iré a conocer a su profesora para que me hable un poco de él.
Por otro lado, hoy estuve con C-8 y se portó bastante bien. Le estuve enseñando los números romanos y aprendió muy deprisa. Ojalá le gustara lo mismo multiplicar... en fin, no se puede tener todo.
D-11 atraviesa una reciente situación de duelo. Su abuelo fue enterrado esta mañana y no lo ha tomado muy bien. No obstante durante la clase se ha mostrado juguetón, como siempre, si bien menos inquieto que de costumbre y más interesado en la materia que estábamos estudiando. Buscaba refuerzo constantemente. No es de extrañar.
La situación de miedo que vivi ayer me hizo tomar conciencia de quién soy, dónde habito y qué es lo que quiero, al menos qué es lo que no quiero. Si bien ha despertado en mí una especie de alergia al género masculino en general y a los noctámbulos solitarios en particular.
De lo que no me podré escaquear a lo largo del verano será de un par de paseos bien largos a las tres y media de la tarde por semana. Sé bien que no se debe salir a la calle a esas horas. A mi el calor me afecta mucho. Tendré que comprarme una gorra y he pensado hacer el trayecto en dos paradas, me explico: de la Iglesia al café de Fati, un té y de allí a la Tenería. Es más sano que todo el camino en quince minutos seguidos. Hay un tramo especialmente pesado, pues es una zona muy nueva y todos los árboles son pequeños, no hay ni una sombra. Hoy ya me he equipado con un botellín de agua mineral, quiero acostumbrarme a llevarlo en el bolso, pues en esa zona no pasa un alma y si me da un telele me puedo quedar tostada contra el suelo. Recuerdo que el año pasado en un tramo más corto me salían ampollas en la planta de los pies, pues el suelo ardía, y había más sombra en ese camino que en este.
El horario del verano no es muy adecuado, la verdad. Al menos dos horas por la mañana y dos por la tarde, además de los turnos de noche y mañanas de fin de semana. Algunos días tendré que dormir en tandas de tres o cuatro horas. No obstante, el año pasado lo llevé bien y creo que este año, con un mes ayudada por la presencia de Isabel, podré hacerlo incluso mejor.

1 Comments:

  • At 6/22/2005 08:38:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Me gusta el planteamiento casi de "expedición límite" que planteas para transitar por la calle en las horas en que prevees más calor.
    No es tanto el que lo plantees, que en definitiva es lógico portegerse, sino que lo hagas TU por propia iniciativa y con un detalle propio de una actividad que requiere cuidadosa planificación.
    Que te importe cuidarte, que seas consciente de tus limitaciones fisiológicas particulares en este terreno y que tomes medidas para evitar disgustos.
    Que no pases de ello sino que te quieras.
    Sobre todo que te quieras ati misma. Porque eso es lo que busco leer bien directamente o bien entre líneas, en cada uno de tus logs diarios.
    En cuanto a la aversión al sexo masculino, no me extraña que las sientas despues de lo que explicas. No me deja de sorprender (aunque soy hombre), leer desde el punto de vista femenino, y más el tuyo, por conocerte personalmente, cómo algunos hombres te buscan descaradamente -en realidad buscan solo a la hembra/coño- para satisfacerse sexualmente.
    Eres apetecible físcamente, no lo voy a negar, pero tienes mucho que ofrecer de dentro de ti misma y me gusta descubrirlo en cada uno de tus escritos.
    Me gustaría tenerte a mi lado, cariño... (incluido tu osito de peluche).

     

Publicar un comentario

<< Home