CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

09 agosto 2006

Borrachos

Les observo como tras una burbuja irrompible cayendo por momentos. Les miro de reojo o con la mirada perdida detrás de elos, como si fueran invisibles. El murmullo se expande y cigarrea y se eleva hasta el punto de crear un subsilencio, un silencio debajo del ruido que destroza las palabras sin que se salve una sola. Me gustaría ser invisible del todo. Siempre hay uno, al menos uno, más indiscreto que todos los demás, que mira sin pudor y sin pureza alguna, de una manera tal que podría tocar la pringue de su mirada si se acercara un metro más. Por suerte no se atreve.
Madrid tiene algo de pueblo cabrero. Puede que sea por la ola de inmigrantes de cultura machista que refuerza el machismo que nunca acabó.
Sigue sin respetarse a la mujer que cena sola en un bar. Se la sigue invadiendo a piropos salvajes y a miradas obscenas.
Les veo desde que entran, perdiendo el equilibrio por momentos y yo en mi rincón, trato de disfrutar de esa lubina a la espalda tan rica pero... se me agria.

1 Comments:

  • At 8/11/2006 05:40:00 p. m., Blogger Avasallado said…

    Por desgracia todo el país sigue teniendo una componente de pueblo cabrero. Eso me ha traído a la memoria la primera estrofa "Años triunfales" de Jaime Gil de Biedma

    Media Esopaña ocupaba España entera
    con la vulgaridad, con el desprecio
    total de que es capaz, frente al vencido,
    un intratable pueblo de cabreros.


    Cuando era joven pensaba que al finalizar la dictadura, una educación democrática y plural eliminaría esa impronta en la sociedad. Estaba equivocado, quizás sea esencial en los habitantes de esta tierra, quién sabe.

    En cualquier caso, siempre es un placer leerte.
    Un abrazo.

     

Publicar un comentario

<< Home