CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

22 mayo 2006

Dos corazones

La flaca regresó al amanecer con una rosa roja en las manos y la confusión escrita en sus ojos. Iba casi descalza temblando de frío, de sueño y de un montón de cosas que no comprendía; pero había palabras que le volaban en la oscuridad como luciérnagas, palabras limpias de prepotencia y juicios, mezcladas con abrazos, miradas cómplices, risas infantiles y dos corazones latiéndole entre pecho y espalda, hoy sin miedo ni dudas, sino la espera y la certeza de que, pase lo que pase, no será malo.

Tuve que pasar por el infierno de perderte para empezar a encontrarme y ese camino no está siendo sencillo. La confusión lo ha regido muchas veces pero el crecimiento tiene un precio... tal vez una recompensa, pero ese es otro cantar. Y en este andar a tientas buscando salidas me ha encontrado con personajes intensos que llegaron a alguna parte y con otros no menos intensos que se perdieron para siempre. Nunca fui quién para escupirles, consciente de que no estaba libre (y a veces pienso que nadie lo está) de acabar como ellos. Me limité a irme alejando de aquellos que podían/pretendían hacerme daño. Por cierto que en este vagabundeo no he conseguido deshacerme de mi necesidad de comprender por qué no siempre hay un por qué; sigo sin comprender la maldad gratuíta, la necesidad de hacer daño, y aún no he aprendido a evitar que eso me haga daño. Fue una de tantas lecciones que me quisiste enseñar y no pudiste.
Lo único que sé es que adentro de mí me laten dos corazones, uno en el pecho y otro en mi vientre. Que el de mi vientre late a 140 pulsaciones por minuto, mide 5 mm., pesa 0.1 gr. y que me hace consciente de que pese a todos estoy más sola que nunca. Puede que este ser haya tenido algo que ver con mis llanteras inexplicables, mi susceptibilidad extrema, mi hambre voraz y mi sueño mortal. Pero sobre todo ha tenido que ver con una necesidad visceral de protegerme como nunca y no soportar ataques de ningún tipo. De pronto tenía todo sentido. A veces es así, la luz se te mete en los sesos y lo entiendes todo de pronto... cuento con dos cerebros ahora y probablemente el nuevo más desarrollado que el de mucha gente supuestamente entera :P



Este es su aspecto ahora

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home