CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

29 julio 2008

Espejismo

Cuando se tiene mucha sed es fácil ver manantiales que no existen. Uno corre en su búsqueda creyendo oler el agua para encontrar más de lo mismo. Y es esa la impresión que me recorre la sangre desde hace unos días, malos días en general y hoy peor día en particular.
El autoengaño es poderoso aunque me jacto de que en mi caso sea siempre poco duradero. Así que regreso más o menos al punto de partida, con un chute de realidad en las venas y en suspensión, a la espera del resultado de muchas cosas que aún hay en el aire: un par de trabajos, una mudanza, unas "vacaciones"...
Hoy ha salido todo mal: una propuesta de trabajo aplazada, otra suspendida, un mal día en el trabajo a nivel de rendimiento y a nivel de relaciones con los compañeros y también con los clientes, también he decidido dejar de ir a la cafetería de siempre porque el camarero me tira los trastos hace tiempo y me siento muy incómoda. Para acabar el día encuentro a Ángel enfermo y estoy muy preocupada por él.
No estoy triste porque creyera que comenzaba algo y fuera sólo un espejismo, pero sí que me siento un poco estúpida. Continúo apoyando la triste predicción de que acabaré viviendo sola en una mansión llena de gatos... y eso que no me gustan los gatos. Mi tiempo libre es tan escaso que me cuesta "desperdiciarlo" lejos de mi hijo y menos aún me gusta la idea de perder el tiempo que necesito para hacer "cosas útiles". El hombre de gris me martillea el cerebro repitiendo "no hay tiempo, no hay tiempo, no hay tiempo". Hay quien le gusta juzgar ese instante y llamarlo "miedo" o "defensa" o "escusa" y no puedo reprocharlo porque yo misma he dado esos tres nombres a la misma realidad: que no hay tiempo.
Hoy no encuentro la paz; hace días que todo parece salir mal y eso me gasta mucho. Se me vuelve la sonrisa triste y me enfurruño hasta cuando no soy capaz de mantener la mueca de disgusto porque sigue siendo demasiado fácil hacerme reír, pero hasta no querer reírme me sale mal. También se me ha roto la lavadora y el frigorífico. ¿Qué bicho me ha mirado?
Hoy no estoy de buen humor. Espero que los pájaros sigan cantando mañana.

4 Comments:

  • At 7/30/2008 12:56:00 a. m., Blogger Alfonso said…

    Irónico ¿no? en cambio tu me alegraste el dia cuando me llamaste. Hablamos un buen rato pero la oficina, con compañeros hablando y mirandote, no es el terreno mas apropiado.Siento que te fallé -y ya van dos- cuando necesitabas hablar. Lo siento mucho. Un beso

     
  • At 7/30/2008 06:30:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Tú nunca me has fallado Alf. Pero si quieres "compensarme" llámame dentro de unas horas. Ángel vuelve a estar enfermo y yo estoy muy preocupada. Besos.

     
  • At 8/03/2008 10:40:00 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Aunque no lo veas los manantiales están de una forma o de otra, aunque tú no lo veas así. Hay cosas en la vida que tenemos que cambiar aunque nosotros no seamos lo participes como cambiar de cafetería, ya que no es lo que deseamos en cualquier momento nos lo que la vida nos presenta, lo importante es coger la vida por los cuernos y hacernos dueña de ella sin importar lo que digan los demás.

     
  • At 8/04/2008 01:24:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Posiblemente existe una cafetería subterránea bajo mi mesa de despacho en la que sirven el mejor café de Colombia... entre tanto continuaré siendo la dueña de mi vida y me seguirá importando a veces lo que piensen los demás.

     

Publicar un comentario

<< Home