CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

08 mayo 2009

Lo que vale la pena.

Dan las tantas. He tenido un día extraño. Un día de desperdiciar tiempo, paciencia y control con un extraño. Entré sin quererlo en un juego que odio, en una espiral violenta de insultos y gilipolleces con un animal de red, de esos que se indignan por no responder un privado, o dos o tres o siete... da igual. Entré en el juego y no me siento orgullosa. En un momento dado lo único que importaba era el orgullo de quedar por encima. Hasta que me he dado cuenta de que no lleva razón ahora y no la va a llevar por ser el último en insultar al otro. No sé en qué estaba pensando, ni por qué he permitido que me nuble. Odio entrar en esos juegos ... alguien a quien apenas hacía caso ha conseguido que por una tarde esté pendiente de lo que dice, aunque lo que dice no es razonable ni vale la pena. Me disparo con una facilidad asombrosa últimamente, debo estar muy cansada.
Me repito la orden "ignorar" para asumirla del todo y que dure.
Tirar la basura... a fin de cuentas, no puedo permitir que me roben la sonrisa y menos por un motivo tan tonto.
Acabó la búsqueda. Acabó bien. Ahora estoy viviendo el encuentro y cada día tengo menos miedo. Ha sido un camino muy largo llegar hasta aquí. Pero lo cierto es que hay mucho que pulir todavía; todavía tengo mucho que crecer.
Me he portado como una bicharraca barriobajera y he soltado más tacos que en toda mi vida. Ahora casi me da risa. Qué horror. El problema no es mi blog, ni lo que yo pueda decir en un momento dado... el problema es la mente del que lee y el que escucha. Todo está ahí realmente.
El problema no es que un desequilibrado me haya llamado desequilibrada o que un putero me haya llamado putón. El problema es que me he tomado la molestia de responderle. El problema es que he pasado la tarde olvidando la diferencia entre lo que vale la pena y lo que no.
Ahora, antes de dormir, me respiro aliviada el último cigarrillo. Han valido la pena las últimas horas. Para acabar una historia, no es necesario firmarla con sangre. Con lo fácil que es cerrar el libro.
Qué tarde más surrealista. Qué madrugada tan chula.
Ojalá esta lección aprendida no se me olvide mañana.

3 Comments:

  • At 5/08/2009 05:24:00 a. m., Blogger Avasallado said…

    Ay, Tzade, que te veía tan bien últimamente que ni te comentaba: es chulo (como tú dices) ver bien a los amigos. Pero verte mal por cualquier gilipollas que te comenta... borra, Tzade, borra, y no aprenderás nunca lo suficiente, eres demasiado inteligente, sólo los muy imbéciles piensan que lo saben todo (y aciertan, no les cabe más en su mollera).

    Por lo demás.... si alguien lee tu blog y no lo hace suyo, yo te diría que no merece la pena, porque errar es de humanos, pero mostrar una interpretación de la propia vida, a pesar del tiempo y de la experiencia, como mínimo requiere honestidad, esa que a ti (algún hipócrita) diría que te sobra.

    Un gran abrazo, querida Tzade.

     
  • At 5/08/2009 11:27:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

     
  • At 5/08/2009 06:09:00 p. m., Blogger Tzade said…

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

     

Publicar un comentario

<< Home