CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

10 mayo 2009

Los pequeños detalles

Ángel está enfermo de nuevo. Me siento impotente cuando le siento llorar de ese modo y no puedo calmarle, o me cuesta demasiado calmarle. Cuando Ángel vibra de esa manera cambio o recupero mi centro y comienzo a ver todo lo demás desde fuera, como ajeno, como si no me perteneciera. Entonces todo parece claro; todo es diferente.
Resulta a veces desolador, a veces fascinante comprobar cómo los pequeños detalles logran a veces que obvies todo lo bueno que tiene alguien, o al revés, cómo un pequeño detalle puede hacer que decidas olvidar las grandes distancias.
Pudo el deseo más que la realidad y quise creerme que alguien era una persona importante porque me ofrecía exactamente lo que necesitaba. Me di cuenta de que deseo todo lo que me ofrece, pero no a él. No es la primera vez que sucede algo así. Pensé que si verbalizaba lo que deseaba sentir como si lo sintiera realmente acabaría creyéndolo... y no me equiovocaba pero olvidé que uno no puede engañarse por mucho tiempo. Yo no puedo. Conozco a personas que lo hacen con una naturalidad asombrosa y les va divinamente, al menos ellos lo creen así.
Me sorprende la facilidad con la que alguien que apenas te conoce es capaz de adivinarte y demuestra conocerte mejor que tú a ti mismo. Me fascina y me aterra la complejidad del ser humano.
A lo largo de la última semana pequeños detalles han definido los términos ... y los finales de ciertas relaciones, logros y decisiones. Cómo el suspenso de mi carnet ha sido fruto de una sucesión de pequeños detalles y cómo mi compañera aprobó porque el examinador agachó la cabeza cuando se saltaba un semáforo en rojo. Cómo un post publicado hace años sobre una cita mal avenida y la reacción que me provocó ha suscitado una oleada de improperios y amenazas varias. Cómo sigue existiendo gente que olvidando el conjunto juzga en base a una palabra, una frase y ciñe todo lo demás a ese juicio.
A veces el detalle resulta invisible. Como cuando alguien nos produce atracción o rechazo y no sabemos explicar por qué.
Yo, que soy despistada por naturaleza y por disposición, me veo inmersa a menudo en situaciones surrealistas sin saber muy bien cómo he llegado a ellas.
Es un cumpleaños triste y extraño.

3 Comments:

  • At 5/12/2009 01:44:00 a. m., Blogger Avasallado said…

    Hola Tzade,

    No se me pasó, pero estuve en la montaña prácticamente incomunicado. Pero me acordé y me hubiera gustado felicitarte.
    Luego leeré el resto de posts (sigo la cadencia temporal desde el plof).

    Te mando un gran abrazo y un enorme beso.

     
  • At 5/19/2009 11:50:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    yo no y si se me paso, lo siento. Te hubiera llamado pero soy un desastre, ya me conoces.

    Besos muchos...y en contra de lo que acaso pienses, se lo que es un cumple amargo pero si estas con el enano,no estas sola )))

    Un besote muy grande,
    Von Fusión

     
  • At 5/19/2009 01:55:00 p. m., Blogger Tzade said…

    El problema no es no tener amigos, sino que todos estéis lejos. De todos modos yo nunca recuerdo tu cumpleaños y no por eso te quiero menos.

     

Publicar un comentario

<< Home