CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

21 agosto 2009

Tres tristes tigres trigaban trigo en un trigal.

El último anónimo valiente que he recibido me ha llenado de tristeza. Me entristece muchísimo sentir que provoco en las personas esas reacciones tan negativas y me pregunto si soy realmente tan anómala, tan terrible, tan detestable. Me derramo sobre el blog sin miramientos y eso conlleva una serie de riesgos. A veces no sé si lo hago por vanidad, por generosidad o por estupidez. Igual mi blog sólo es leído por seres perfectos cargados de bondades que sólo podrían ver en mí un monstruo.
Lo que no puedo ignorar es que utilicen la figura de mi hijo para descargar toda la ira que les provoco...
"borra Inma, borra".
Mañana pensaré... ahora sólo me apetece hacerme un ovillo. Ya me empieza a agotar esto. Me agota terriblemente. Escribiré otro blog de niña disfrazada de rosa pálido plantando margaritas en el campo. También dará asco... pero supongo que entonces no tendré que recibir tanta ostia virtual y tanto juicio sostenido.
Pues a mí me gusta como soy... y por suerte conozco a mucha gente que sabe como soy y me sigue queriendo... ¿Increíble?, me llevo muchos codazos bajo la mesa pero me siguen queriendo. Me gusta cómo soy hasta el punto en que... si fuera otra persona, también me caería bien.
Cuando llega un extraño hijoputa a escupirte a la cara por despecho, amargura o donperfeccionismo... sólo me queda cerrar los ojitos y pensar cuántos y cuantas en este instante vendrían a abrazarme. Y resulta que son mogollón.
Avasallado, lo sé, "borra, Inma, borra"... gracias.

1 Comments:

  • At 8/23/2009 03:14:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Ayyy, Avasallado te juzga pero sin sentencia, porque uno se forma una opinión de lo que observa, pero debe saber leer lo que no está escrito, y eso les cuesta a los gilipollas.

    Te he mirado a los ojos y he visto nobleza. Y sé que podríamos reírnos a carcajadas de nosotros mismos. Y varias cosas más que ahora no te digo, pero no te dejes llevar por el desaliento, porque hay pocas cosas más gratificantes que sentirse despreciado por seres despreciables, y pocas cosas menos desafortunadas que sentirse apreciado por seres despreciables, que los hay. Pero tú no lo eres.

    Un beso, Inma. Un beso.

    Avasallado.

     

Publicar un comentario

<< Home