CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

26 junio 2005

El hermano de Alma murió hace un par de semanas en un accidente de moto. Aunque casi hace un año que no hablamos sigo considerando que existen circunstancias por encima de las diferencias y la he llamado. Al principio estaba tan fría que casi me dieron ganas de colgar, pero finalmente la llamada se humanizó. Alma es amiga de Jorge, y como casi todos los amigos de Jorge, desapareció de mi vida cuando él me dejó. Me dolió mucho su distancia y que me juzgara y condenara de un modo tan duro. Me equivoqué al considerarla mi amiga. Aún me duele, pero hoy me duele todo, como cuando el sol te achicharra las carnes y no pueden ni rozarte. No puedo parar de llorar. Ando muy desconcertada desde que con el cuerpo dolorido y el alma destrozada me corté el pelo aquella tarde deseando cortar en mi vida con todo lo que sobra en ella. Al final falta más de lo que sobra y además quedé horrible. No debería perdonar tan deprisa a las personas, al menos no mientras el dolor perdure.
Hay un dolor que subsiste más allá de todos los minutos; el tiempo pasa y el dolor permanece.
Hay un dolor que se mantiene más allá de las pequeñas sonrisas. La sonrisa se acaba, las lágrimas regresan.
Hay un dolor que se empeña en sobrevivir a todos los instantes, a todos los sueños, a todos los abrazos.
Me agota tanto que ya casi ni me empeño en acabarlo. Te acostumbras, como a ese grano en ese punto de la espalda donde no te llegas. Sólo otra persona te lo podría reventar.

2 Comments:

  • At 6/28/2005 08:47:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Estoy seguro de que te preguntarás, por qué alguien tan cálida, cariñosa como tu, acogedora y hasta entregada físcamente sin restricción cuando sientes calor humano, gana batallas de amor, pero no gana las guerras... y son otras mujeres las que las ganen cuando probablemente esas mujeres no te llegan ni a la suela del zapato...
    Espero que podamos conversar pronto, profundamente como antes...
    :***

     
  • At 6/29/2005 02:39:00 p. m., Blogger Tzade said…

    No, no me lo pregunto. Tengo muy claro el por qué... si bien no considero que haya perdido guerras ni ganado batallas...
    por cierto, insisto, no me entrego físicamente sin restricciones cuando siento calor humano. La verdad, estoy un poco hasta las narices de recordártelo y espero no tener que volver a hacerlo. Me resulta un poco cansina esa percepción que tienes de mí y no pienso seguir justificándome. Desde finales de abril en mi blog no aparece nadie más que José Manuel ¿no es cierto?...
    yo también espero volver a tener una larga charla contigo. Pero no acerca de mi apertura de piernas... me aburre.

     

Publicar un comentario

<< Home