CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

04 octubre 2005

Buscando el sol del otoño

Amaneció el día frío y todos saben que el sol se esconderá tras de la luna por unos cuatro minutos en el esperado beso de los eternos amantes, un fenómeno que se repite cada un montón de años y que la marca Trex se ha encargado de aprovechar como filón publicitario para su nueva marca de chicles.
Atocha, hora punta, espera obligada bajo la prisa de los viajeros. Cientos de historias humanas apiñadas en las escaleras mecánicas suben o bajan llevados por la aplastante inercia de todos los lunes. Todos tienen sueño y algunos se vencen confiados sobre su puño abierto, otros leen, otros miran el paisaje...
A veces el sol se cuela por la ventana y hay quien se inclina ligeramente sobre ella buscando el sol del otoño. El frío se anuncia imparable y las sandalias del zapatero tienen sus días contados. Los hombres sólo tienen dos o tres pares de zapatos ¿por qué las mujeres tenemos tantos?
El periódico ha creado una sección especial para catástrofes naturales y la ley del divorcio expreess no aumenta la petición de custodia de los papéas. Los niños se siguen usando como instrumento de tortura para el ex y las familias monoparentales abren nuevas vías de investigación educativa; el negocio de los hijos de padres divorciados/separados enriquece a los que se dedican a su cuidado y a su lucro. Los niños, que no son tontos, amenazan a quienes tienen su guardia con irse con el otro progenitor en cuanto le escuche un juez si no cumplen todos sus caprichos y así lo verbalizan, sin pudor ni contemplaciones "yo lo único que quiero es que me dejen hacer lo que me de la gana y me den todo el dinero que pido, sin agobios, sin preguntas, sin tener que dar explicaciones". Lo dicen así y se quedan tan anchos. El síndrome del Emperador, un nuevo término para definir a los hijos que tiranizan a sus padres, continúa ganando batallas y los mercados de venta de drogas ganan clientes junto a los colegios; ya solo falta que se anuncien en la radio y pongan un cartel luminoso. Comenzaron a despuntar ya los primeros casos de bulling, acoso escolar u hostigamiento para los amigos. La sociedad diviniza y tiraniza a la infancia a su antojo; la televisión se encarga de informar y crear neurosis al mismo tiempo y según qué reportajes, todos los niños tienen TDAH, sufren bulling o tiranizan a su padres o tienen anorexia.... ¿cuál será la próxima lacra de la infancia?
9.44, ha comenzado el eclipse solar. En la calzada puedo ver zonas soleadas, en la acera ni una. Busco el sol desesperadamente, hay 12ºC pero la sensación térmica es menor y sopla una rasca que se mete por el cuello de la chaqueta, los huecos entre los botones y los bucles de mi pelo (hoy me arrepiento de habérmelo cortado). No soporto el frío y entro en el Oasis, petao de gente que vocea. Nadie parece estar pendiente del eclipse, pero yo sé que mis niños pueden verlo en el colegio; algunos se han comprado gafas especiales para evitar nosequé úlceras incurables que te comen el cristalino si miras un eclipse de sol en directo (siempre nos han metido mucho miedo con esas cosas). Yo aún no he visto el sol, hoy está tacaño y además reparte sus escasos rayitos cálidos en el lugar equivocado. ¿Por qué? Seguro que a algunos conductores les molestan y los que caminamos estamos loquitos por ellos. Cuando a primera hora derramas la leche, olvidas el bolso, pierdes tres trenes (y porque no tienes que coger más) y el sol se niega a darte su calorcito matinal acabas intuyendo que tu eclipse vital durará lo que dure el día. Ahora la pregunta es... ¿Mi día acaba de empezar o llega a su fin?... el día acaba cuando uno se va a la cama ¿no?

3 Comments:

  • At 10/04/2005 05:32:00 a. m., Blogger gallardo said…

    Que envidia no estar cerca del eclipse.
    Cada vez que he visto uno, parcial o total, escucho el Séptimo Sello rompiendose liberando nuestra zonas oscuras, que se conectan directamente con la sombra menguante alla en el sol.
    Mis harapos medievales se mecen agarrados del anillo de luz que sobrevive, mientras mi alma se va llenando de rituales y anatemas.
    Es Bergman que me habla, que me dice que no somos tan modernos, que igual conjuramos a la distancia en los altares de internet o del cable, el evento que ocurre alla en tu frente Ibérica, y que no quisiéramos desconectar de nuestros incubus o subcubus cotidianos.
    Que envidia no verte iluminada por esa luz irrepetible que desilumina el mundo y nos hace retomar la magia del momento único.

     
  • At 10/05/2005 02:35:00 a. m., Blogger YoHannah said…

    Pues yo ya he vivido dos: Bretaña 2000 y Madrid - El Escorial 2005... Dos solares, porque vitales, dejé de contarlos hace tiempo. Ahora prefiero contar los amaneceres rojos, fuertes, vitales; los mediodías sonrientes, luminosos, esperanzadores; los crepúsculos lúdicos, juguetones, complices... No sé, tal vez porque estoy en esa fase de la vida en la que el descuento ya se ha iniciado, o porque ese niño mudo que llevamos dentro, de repente, ha recobrado la voz. Me ha gustado mucho pasearme por tu Blog; me resulta familiar... ¿Conoces a Tim Weather y a Michel Hoppé? Si te gusta la músicva New Age, no te los pierdas. Bueno, volveré.

    Un cordial saludo.

    YoHannah

     
  • At 10/07/2005 12:17:00 p. m., Blogger danixa said…

    qué lindo lo que escribiste, qué lindos blogs, llegué a vos, porque se me dió mirar cuanta gente había que le guste las pelis que amí me gustan y así te encontré compartiendo la del pianista en el océano.
    Vivo en Lanzarote, pero ya me estoy volviendo a Argentina a fin de mes, me gustaría que visites mi blog, y si te apetece, me envíes algo para subir, un saludo

     

Publicar un comentario

<< Home