CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

29 septiembre 2007

mala noche

El llanto de mi hijo me ha desvelado totalmente. Está muy resfriado y ha sido necesario el suero y el sacamocos; posiblemente ha despertado a todo el vecindario. Llegada la calma, el cigarrillo de rigor. Desde que soy fumadora tengo por costumbre asomarme a la ventana para fumar un cigarrillo antes de irme a dormir. Las filosofías de cigarro en mano son diferentes si se piensa frente a un muro, que si se piensa frente a un patio, a un castillo o a una obra en construcción. Cuando consiga dejar de fumar seguiré pensando asomada a la ventana y dado el deprimente paisaje que he contemplado durante el último año, tacho de los anuncios cualquier piso que sea interior.
Ya he comenzado a rellenar cajas de cartón con todo aquello de lo que no sabría prescindir; las mudanzas son odiosas, cada vez más. Normalmente me doy cuenta en seguida de cuándo algo no va a funcionar (un hogar, una relación, un trámite...) pero a veces me empeño en darle una oportunidad. He cambiado de sitio casi todos los muebles de esta casa pero nunca me he sentido bien en ella, tal vez porque no he podido tirar ese dichoso muro. Sólo una vez me equivoqué con consecuencias catastróficas... las demás equivocaciones no han sido tan terribles. Supongo que algo he aprendido de mis errores, aunque lo más complicado es cuando no sabes exactamente dónde estuvo el error, o cuando parece que las consecuencias son desmedidas.
Jorge solía decirme que no tratara de buscar explicaciones a la maldad, porque no siempre hay una explicación para todo. Pero siempre la hay, otra cosa es que no existan los medios o la capacidad para encontrarla.No me gustaría pensar que la única lección que he aprendido en los últimos años ha sido que hay que desconfiar de todo y de todos, seguro que hay más cosas; pero en el rato que llevo escribiendo esto mi hijo se ha despertado tres veces y ando un poco obtusa; además me acabo de fumar un cigarrillo frente a mi particular muro de las lamentaciones, si sigo mirando ese muro se me van a ensuciar todas las ideas.
Como parece que la búsqueda de trabajo, la búsqueda de piso, el cambio de ciudad no es suficiente, también me como el tarro con chorradas, como los últimos comentarios recibidos en mi blog; unos, que sí publiqué, supuestamente bien intencionados o al menos sin faltar al respeto, pero le he dado muchas vueltas a la intención con que fueron escritos y qué carajo habrá querido decir con tal o cual expresión... otros, no publicados por simples, me han producido casi el mismo pesar que aquellos de un año y pico atrás, sólo que aquéllos fueron escritos por alguien inteligente y estos últimos por una mente simple; pero me sigue dando una pena tremenda que alguien que lee mi blog solo extraiga como conclusión que soy una chica fácil.La verdad es que es muy triste. A veces te planteas dejar de escribir definitivamente y a veces hasta eliminar el blog, pero eso me da más pena todavía. Son muchas las horas que he pasado divagando aquí, como hago en mis cuadernos; he estado bastante sola estos años y escribir aquí hace que me sienta escuchada, aunque nunca sepa quién lo hace o si a alguien le importa. Lo cierto es que este blog es uno de los regalos más bonitos que me han hecho.
Últimamente tengo dificultades para acceder al resto de los blogs, sale una notita que dice algo así como que no están habilitados para ser leídos... si alguien sabe, me lo explique.
Parece que el niño se durmió del todo. Va siendo hora de intentarlo de nuevo.

2 Comments:

  • At 9/29/2007 01:54:00 p. m., Blogger El valle said…

    Si algo eres para la mayoría de los mortales es difícil. La razón de ello creo que estriba en tu intento de conjugar la racionalidad con la necesidad emocional, adoptando de forma un tanto arbitraria, uno u otro comportamiento.

    Pero que te suceda esto no es casual sino causal: la pérdida de Jorge te llevó a intentar racionalizar las causas, porque de la comprensión se deriva alguna suerte de consuelo, aunque sólo sea la ficción de que no te volverá a ocurrir algo parecido.

    Pero la racionalización es incompatible con la vehemencia, y tú pareces necesitar amar con vehemencia y con algo de admiración, y que se te ame del mismo modo.

    Después de varios intentos (que no fracasos) uno descree de que pueda volver a suceder, pero puede. Y yo estoy convencido de que te sucederá. La lástima es que no sepa transmitirte esa convicción, aunque lo haya intentado varias veces.

    El muro de las lamentaciones no es el problema, el problema es que tienes lamentaciones que llevar al muro.

    Y no le des vueltas a las intenciones de este comentario, son buenas, aunque tal vez también sean absolutamente inútiles.

    Un abrazo, y buena suerte, Tzade.

     
  • At 9/30/2007 12:14:00 p. m., Blogger Tzade said…

    Gracias. Nunca considero inútil nada de lo que me dices.

     

Publicar un comentario

<< Home