CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

12 mayo 2005

La mujer invisible

El dolor es tan intenso que permanezco vestida por si tengo que ir a urgencias. Me he asustado un poco antes, cuando me costaba respirar y bajo la ducha he llegado a llorar del dolor. He salido a la calle sin tener muy claro si acudir o no a urgencias. Así que decidí buscar antes un cartón de leche y si no se me pasaba iría a urgencias. El aire me sentó bien y regresé hacia casa con el cartón en una bolsa de plástico, ya era media noche, hacía buena temperatura y decidí sentarme en el parque un rato... el dolor va y viene y nunca estoy del todo segura de cuánto va a doler la próxima vez o cuánto durará. Este brote de dolor, el de ahora mismo, lleva diez minutos, pero es soportable. Estando sentada en el banco del parque comenzó un vendaval y a chispear, a mi alrededor caían pequeñas ramitas de los árboles y oía crujir las grandes. Decidí volver a casa.
Ahora estoy tomando un colacao, tengo un dolor que me nubla a ratos la vista y tengo que cerrar los ojos, sobretodo en el lado derecho. Cuando acabe la leche me tomaré un termalgin, no puedo tomar otra cosa y me tumbaré esperando que el sueño apague el dolor y amanecer bien, pues no puedo perder más clases, casi no he tenido ingresos esta semana. Y si no amanezco bien, al menos, no amanecer. Tampoco es que me importe demasiado despertar o no. Todo me resulta demasiado insulso y me doy cuenta de que hace mucho que sólo me mueve la inercia y que me apego a cualquier inercia que me marque los pasos, constructiva o no.
Sosteniendo el ratón me he fijado un rato en mi brazo, me ha dado la impresión de que es cada vez más delgado. Antes me ha pasado al ver mi rostro en el espejo... me estoy achicando. Y es que no tengo ganas de crecer. Como si todo me diera igual... vivo cada momento como si todo me diera igual.
Apenas he comido nada desde el lunes. Y hace un rato estaba buscando la escusa para no comer mañana. Deseo desaparecer. Es lo que más me planteo, a dónde ir, cómo, por cuánto tiempo, de qué manera... Deseo ser invisible. No me apetece comunicar más... nisiquiera aquí.
Espero que mañana me resucite el canto del pájaro.

3 Comments:

  • At 5/12/2005 11:39:00 a. m., Anonymous Gabriel said…

    Supongo que estrás pendiente de quedar con Juán o algún otro de tus amigos intimos para un fin de semana venidero en Junio/Julio...
    O pendiente de compartir tiempo con tu último "novio" (auqnue lo veo ausente en tus escritos desde que caiste en cama).
    Ya sabes que por lo general la gente está para cuando las relaciones son fáciles y satisfactorias, no para cuando uno está hecho polvo y precisa de los demás (que es cuando se ve la naturaleza real de los sentimientos).
    las plabras bonitas se las lleva el viento cuando amenaza tormenta, ya sabes...
    Si deseas mi presencia física en Pinto, en la medida y forma en que la tuviste cuando estuve en Pinto, compartiendo habitación contigo en aquel hotel, dímelo. Iría. Pero eso sí, si voy de nuevo, desearé que me hagas sentirte mía como en aquel fin de semana. No admitiré limitaciones sobre lo que me ofreciste y deseaste recibir de mi...
    Tu ya me entiendes...

     
  • At 5/12/2005 02:28:00 p. m., Anonymous Gabriel said…

    Ya te dije que necesitas un hombre (un hombre hecho y no alternativas de proyectos de hombre) a tu lado. No porque no seas suficente por ti misma, sino porque solo se puede crecer de la mano de quien ya ha caminado ciertos trayectos de la vida o, de no haberlo hecho, tiene conocimientos para enfrentarlos con éxito... contigo.
    Supongo que me hago entender... Otra cosa es que desde que me dejaste en la estación de taxis de Pinto, hayas dejado de escucharme y solo oigas cantos de sirena...

     
  • At 2/03/2007 11:18:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it » »

     

Publicar un comentario

<< Home