CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

01 mayo 2005

Pesadillas

Cuando era pequeña solía tener frecuentes pesadillas. De vez en cuando, siendo adulta, también las he tenido. Temas frecuentes eran la oscuridad, la agresión, la huída, serpientes, animales salvajes, la muerte...; los sentimientos que producen son el miedo, la angustia, el odio, vergüenza, tristeza, desazón... EN todas te ves inmersa en una situación surrealista donde la supuesta realidad pierde su sentido y una pierde el control de la situación, base de las pesadillas. En los últimos meses tengo la sensación de estar viviendo una de ellas. He perdido el control de la situación y siento miedo, angustia y tristeza. Las últimas semanas han sido peores y más de una vez me he llegado a sentir sucia, la mayoría de las veces a causa de los comentarios hirientes de Gabriel, que como un animal herido ataca sin contemplaciones directo a donde mata o donde hiere más fácilmente. Eso facilita mi sinceridad con este blog, que sé leído por él, pues ya me importa poco qué pueda dolerle y qué no; a fin de cuentas, él no se corta.
No termino de comprender a Gabriel. En cierto modo me he arrepentido de haberle dado tanto porque creo que no tiene ni idea de cuánto ha recibido. Sólo quien me conoce bien lo sabe. Gabriel hace de mis trozos puzzles en su cabeza. Tal vez fuimos demasiado deprisa.
Este viernes acabé de romperme, camino del teatro, anhelaba ver Pasiones Flamencas con José Luna y tropecé y caí en otras pasiones de las que llevo aun las agujetas, como medallas, o como cadenas.
Gabriel, que tenía dos rivales allá por el Jueves Santo, fue el segundo en llegar y el primero en tenerme. Ayer caí en los brazos de Josema después de caer, esta vez sí, en brazos del alcohol. Josema se me declaró en toda regla. No quise hacerle promesas. Tal vez es el que hasta hoy se ha mostrado más enamorado, muy posiblemente porque es el que menos me conoce. Pero la noche del viernes acabé en la cama de Jorge. No me canso de mirarle. Dolido, porque no es nadie para mí (eso piensa), le contemplé más humano que nunca y cansado de charlar, finalmente, me dio la espalda y se durmió, como venía haciendo los últimos meses.
Sigue sintiendo el impulso de cuidarme y protegerme y sigue pensando que no sé vivir sin él... y hoy creo que es posible que lleve razón.

3 Comments:

  • At 5/02/2005 07:09:00 p. m., Anonymous Gabriel said…

    Si no supiera que tu esencia como mujer -la niña del dado vive en tí-es de las más bellas que he tenido ocasión de conocer, lo cual indica que realmente si te conozco (pero no admito tus caprichos inmaduros), no te deicaría ni una letra.
    Pero sabes bien que al margen de ser duro contigo por tu abandono autodestructivo, sigo confiando en ti.
    También creo que soy alguien muy especial para ti, o de lo contrario no te importaría mi opinión...
    Yo tambien te sigo quieriendo como siempre, aunque ahora sin dolor por mi, porque ya decidí que no sufriría por mi, sino por ti... a pesar de todo...

     
  • At 5/02/2005 07:11:00 p. m., Anonymous Aedes said…

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

     
  • At 3/18/2007 06:25:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Excellent, love it! »

     

Publicar un comentario

<< Home