CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

17 noviembre 2005

Dime ¿estoy muerta?

Sólo somos conscientes de cuánto amamos algo cuando lo damos por perdido. Maldita y caprichosa condición humana, malditos recuerdos y maldita luna llena.
El otro día leí un cuento que decía algo así:
"Había una vez un leñador que pensaba mucho y a menudo le venían ideas extrañas a la cabeza, fue así que una vez le dio por pensar que estaba muerto y un día le preguntó a su esposa ¿Estoy muerto?
Su esposa, acostumbrada ya a las extrañas preguntas de su esposo le dijo:
_ Tócate los pies ¿Están calientes?
El leñador se tocó los pies y vio que así era
_ Ahora tócate las manos ¿están calientes?
El leñador comprobó que sus manos también estaban calientes.
Entonces su esposa le dijo: si tienes los pies y las manos calientes, entonces, no estás muerto. Y el leñador se quedó mucho más tranquilo sabiéndose vivo.
Pasaron los días y el leñador se fue con su mula a talar un árbol. Era un frío día de invierno y después de haber talado un buen rato el leñador se quitó los guantes; al contacto con el viento helado las manos se le quedaron frías inmediatamente. Cuando lo notó se alarmó y rápidamente se quitó las botas; sus pies descalzos sobre la nieve se quedaron fríos enseguida y el leñador pensó que había muerto.
_Un muerto no debería estar talando árboles_ pensó. Y se tumbó sobre la nieve con los brazos cruzados sobre el pecho.
Pasó una jauría de perros que olieron las provisiones y se las comieron.
El leñador se indignó bastante, pero pensó que no podía hacer nada, pues estaba muerto y, total, los muertos no comen.
Al cabo de un rato los perros hambrientos se echaron sobre su mula, que estando atada no pudo defenderse y se la comieron en cuestión de minutos.
_menuda tunda les daría si no estuviera muerto, pobre mula_ pensó el hombre que seguía inmóvil sobre el suelo.
Los perros, viéndole inmóvil se acercaron a él, lo olieron y finalmente se lo comieron"
Me pregunto cuánto tiempo soy capaz de permanecer como muerta pensando que no puedo hacer nada por cambiar las cosas.

5 Comments:

Publicar un comentario

<< Home