CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

30 noviembre 2005

Niebla

Con la niebla como única compañía en las madrugadas de unas pocas copas y muchos nuevos conocidos y conocidas, de la alegría pegada en la piel como el mejor de los abrigos, esa alegría de ver a amigos después de varios meses, de saberse querida, los pequeños placeres (buena mesa, viejas canciones, nuevas voces y miradas cargadas de amor, deseo, nostalgia, humanidad a fin de cuentas) y al final de todo micita con la niebla, pintando las calles de color misterio a brocha gorda.
Un camino recorrido demasiado deprisa, como una riada que se lleva nosecuantas cosas por delante y deja otras tantas atrás, porque si un río pretendiera llevarse consigo todo lo que encuentra espesaría hasta fundirse con la tierra y jamás llegaría hasta el mar.
Pero quiero tierra llana, regar largos viñedos y besar lentamente los sauces de mi orilla sin dejar de cantar, dejando atrás lo que me pese con la quietud inocente del olvido.
Gocé la buena mesa; habité en la incansable ternura de los nones convertidos en pares y pisé suelo resbaladizo sin caerme.
Había amanecido hacía horas cuando fiel a mi cita a solas con la niebla la respiré más impuntual que de costumbre y al fin tome conciencia de impar afortunado. No hay descanso. Sigo siendo cascada y no me canso de caerme. Y ahí me digo a mí misma: "no lo pienses, que es peor"

4 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home