CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

07 enero 2006

Sueños lúcidos

Últimamente tengo pesadillas. Suelen suceder durante la primera hora del sueño. Soledad, silencio y oscuridad son casi siempre los elementos claves. Además son pesadillas dobles, es decir, sueño que despierto pero sigo durmiendo, con lo que la segunda pesadilla parece más real.
Ante mi cara sentí el tacto suave de un pelo muy liso, comencé a acariciarlo creyendo que eran los flecos de un chal que dejé sobre la cama al dormir. Al abrir los ojos vi la cara de una muchacha de unos veinte años, con grandes ojos negros, muy delgada, labios finos y una palidez sobrehumana. Sonrió con una malvada sonrisa ensangrentada y me quiso morder. Le tiré del pelo fuertemente cerrando los puños y le dije: "no eres real, quiero despertar, Inma, despierta, despierta!" desperté con el puño cerrado apretando las sábanas. Había vencido. Escuché algo parecido a una pelea bajo la ventana. Las persianas estaban echadas (casi nunca las cierro, porque no me gusta la oscuridad). Palpé las cortinas y quise subir la persiana; entonces dos blancas y largas manos tiraron de las mantas hacia abajo y al tirar yo de ellas salió esa muchacha bajo las sábanas y me miró desafiante. El sonido de mis gritos me despertó... "¿Estoy despierta? ¿ahora sí? ¿de verdad?" _pensé. Después miré el reloj; había logrado dormir media hora y antes de que me volviera a vencer el sueño me dediqué a pensar en alguna manera para distinguir el sueño de la realidad y luego a pensar en cosas preciosas para no volver a tener pesadillas. No quise lamentarme por sentirme sola al despertar, pero lo cierto es que me hubiera gustado que alguien me diera un poco de paz, aunque haya aprendido a darme la paz yo sola.
No hace mucho leí algo de Alejandro Jodorowsky (o algo así), "Psicomagia", en él hablaba de los actos poéticos, de los poetas-políticos de Chile y también de los sueños lúcidos. La verdad es que dejé el libro a medias porque me aburrió, pero tal vez lo retome para saber cómo el tal Jodorowsky dominaba sus sueños.

4 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home