CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

13 mayo 2006

Globos de gas.

Llevo toda la mañana naneando. No es que me lo pueda permitir, pero supongo que a veces la pereza es necesaria para la subsistencia... o al menos un pecado perdonable. Ya ha llegado el buen tiempo y camino descalza por la casa dándome el lujo de pensar que la inspiración llegará de un momento a otro y entre tanto sólo tengo que respirar despacio. Me he acostumbrado (más o menos) a la soledad y me siento cómoda entre montañas de libros trabajando en mis proyectos, dándoles forma, imaginándome en ellos y cumpliendo una parte de mis sueños. Profesionalmente estoy en alza y eso no deja lugar para pensar demasiado en otras cosas. Postergo llamadas y mensajes por responder y cuando llego a casa sólo pienso en dormir. Ayer tomé un par de cervezas con limón y regresé a casa muy temprano. Últimamente las tapas del Van Gogh son tan generosas que un par de cañas son el precio de una buena cena o comida. Continúo sin responder una sola llamada de Josías desde hace un mes y aún insiste. No hay más emoción que el puro fastidio. Me pasa con él y con más gente. No me apetece ver a nadie. Me siento extraña, como si estuviera más limitada que nunca para todas las cosas a pesar de que todo empieza a ir sobre ruedas. Cuanto más éxito profesional, más insegura me siento; los halagos me ponen nerviosa y más aún el hecho de que mi hermano mayor está en algunos de esos proyectos.
Mi hermano me quiere, no me cabe la menor duda. A veces me parece que me admira. Sin embargo con él me siento demasiado observada, criticada y juzgada. Se fija absolutamente en todo: en el gesto, en el tono de voz, en la postura... y lo puntualiza y evalúa todo incluso en momentos de supuesto relax. Con lo que cada vez me resulta más difícil estar a su lado y sentirme bien. Pensé en decírselo la última vez que le vi y recorrí todo el camino midiendo las palabras (porque es muy puntilloso), pero luego no pudimos hablar. Así que me fui de Madrid con ese escozor y aun no he podido sentarme a escribir lo que quedé en mandarle antes del lunes. Y ahora es sábado por la tarde y me marcho a mi turno de noche y mañana tendré que trabajar bajo presión, para variar. No me gusta admitirlo, pero me parece que funciono mucho mejor presionada.
No me queda más remedio que llevarme trabajo al trabajo y proyectar en el tren y en los huecos bobos (extraños en un sábado noche).
Cuando tenía 14 años tuve un derrame cerebral tres días después de un accidente de tráfico. Mi hermano estaba conmigo y si él no llega a darse cuenta de que algo no iba bien probablemente no estaría ahora sentada escribiendo. Siempre pendiente de todos, atento cuando estábamos enfermos, mediando entre padres e hijos menores, inteligentísimo, nervioso, coherente, sensible. Tenía (ya no) una curiosa escritura: las eles y las tes las doblaba hacia a la izquierda y las alargaba y parecían palabras llevadas por el viento. Es un gran profesional, porque es muy perfeccionista y obsesivo y cuando eso lo traslada a mi persona _por mi bien_ me ataca de los nervios. Pero el caso es que él está siendo un punto de inflexión y reflexión por el que me veo, en cierto modo obligada, a pasar del pensamiento a la acción y también es a menudo un freno razonable (también a menudo exagerado) a mi impulsividad. Como la cuerda que sujeta el globo a la mano del niño.
Pero en la feria, es sencillo ver varios globos perdidos en el cielo y a niños llorando con su cuerda en la mano.

3 Comments:

  • At 5/15/2006 03:42:00 a. m., Blogger Avasallado said…

    Hola Tzade,

    Constato dos cosas. Primero que has dado un cambio notable a tu vida, que te estás centrando en lo importante no transcendente y eso te ayuda a recuperar el control, lo que parece positivo. Segundo, que desde que tus historias son menos "morbosas" tus seguidores son menos numerosos e inquisitivos.

    Me alegro de que todo vaya mejorando.
    Saludos,

     
  • At 5/16/2006 12:15:00 a. m., Blogger Julio César said…

    El globo rojo de mi imaginación seme ha escapado...

    allá va volando, lo ves?

     
  • At 5/16/2006 10:04:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Avasallado: gracias. Mis seguidores son más numerosos ahora (algunos me escriben a mi e-mail). Sólo hay un pobre inquisitivo que no merece más palabras. De todos modos no hay intención de ser leída, o al menos no es una primera intención. Esto está aquí para quien quiera leerlo.
    Usuario anónimo... mmm ¿gracias?
    Julio César: he leído tu blog; el globo rojo está sobre tu cabeza ¿lo ves?

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home