CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

01 agosto 2008

Elogio de la soledad


Hoy quisiera gozar unos minutos... unas horas de soledad, tranquilidad y silencio en un espacio propio y elegido por mí para tal fin. Todos necesitamos estar a solas de vez en cuando y, además de necesitarlo, resulta que me gusta. Sin embargo es sumamente difícil encontrar ese tiempo y ese espacio, acaso en momentos como ahora, en los que el niño duerme. Pero no es una soledad tranquila, porque no se sabe cuándo puede despertar.
Esta es la tercera noche que no dormimos. Tres enfermeras han tenido que sujetarle y no podían con él. Parece mentira que siendo tan pequeño tenga tanta fuerza. Me río por no llorar cada vez que veo las medicinas y pienso en el momento de tener que dárselas. He estado un rato marcando con rotulador indeleble la dosis que tiene que darle la abuela cuando no esté yo y los horarios a los que debe tomarlas.
La chicharra canta furiosamente y se sabe que hoy hará mucho calor. Su canto reduce el ruido del tráfico y me transporta a un campo de girasoles, rabiosamente soleado y terriblemente bello. Es hora de ponerse a trabajar.

2 Comments:

  • At 8/03/2008 10:48:00 p. m., Anonymous Anónimo said…

    La vida es como nosotros la queremos tomar o vivir adaptándonos a las circunstancias, tienes un espacio para estar en ti misma, pero para ello te has de desplazar, vivir tu vida sin olvidar tus obligaciones, y tu responsabilidades con tu papel de ser madre que no quita que sea importante, ya que es unos de las profesiones que nunca estás preparado, que nunca sabes que hacer, como reaccionar en situaciones de gran responsabilidad como en una enfermedad o estar enfermo, eso tan solo una madre es capaz de ser . No hay manuales, hay libros pero esa sensación no te lo explican en ninguna forma.

     
  • At 8/04/2008 01:16:00 a. m., Blogger Tzade said…

    Por suerte, no siento la maternidad de esa manera. La naturaleza nos ha dotado de la capacidad de estar preparados, de saber qué hacer en muchos momentos, aunque los niños no vengan con un manual de instrucciones. En realidad la maternidad es mucho más sencilla de lo que parece... y también mucho más difícil de lo que parece. Es un mix cargado de satisfacciones a pesar del cansancio que siento a veces y que sólo es físico.
    Es difícil de explicar, pero no hace falta.

     

Publicar un comentario

<< Home