CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

05 agosto 2008

Hijo mío

Caballero: cuatro visitas a urgencias en el período de un mes son demasiadas. Espero que no tengamos que regresar hasta que te caigas de la bici.
Cuando contemplo la colección de imágenes de mi embarazo me parece mentira que midas ya 86 centímetros y que calces un 23, que hagan falta tres enfermeras para meterte un palito en la boca y que me llenes la vida de alegría desde que te despiertas... y me despiertas.
Este mes está siendo duro para los dos: tú has perdido dos kilos y yo también. Me cuesta oírte llorar sin llorar yo y me duele cuando te quejas y no puedo hacer más por aliviarte. Supongo que no podría, ni debería hacerlo si pudiera, liberarte de todo pesar y que tu dolor es necesario para hacerte crecer y que sepas distinguir lo que cuesta trabajo de lo que no, lo que merece ser lamentado y lo que no... desde que viniste al mundo mi sabiduría se reduce a suposiciones.
Estás en la edad de descubrir tus propias emociones y a veces, demasiado a menudo, te desbordan. Pero ya sabes que no puedes tocar los botones de la tele, ni el teclado de mi ordenador, ni los aparatos eléctricos, ni la escobilla del wc, ni meter las manos en la basura ni en el cubo de la fregona. Tu mundo está plagado de prohibiciones. Pero a cambio te dejo correr desnudo por la casa antes del baño, o tirar todos mis rotuladores al suelo, o cambiar los pañales de sitio.
Me haces falta, me llenas, me alegras, me completas, me provocas la risa a diario y has aprendido a decir adiós sin llorar, a cerrar los cajones sin pillarte los dedos y a coger tú sólo el yogur de la nevera, entre otras cosas. Me encanta oír cómo te ríes y me encanta que seas tan feliz.

1 Comments:

  • At 8/07/2008 08:55:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Buenos días, preciosa:
    Esta mañana he estado pensando en ti. Estas horas de relativo silencio, me dan para comerme mucho la cabeza. Sólo quería decirte, lo importante que fue para mi que estuvieses en mi boda, lo importante que es para mi, sentir tu presencia todos los días de mi vida.
    Eres como una parte de mi cuerpo, que no soy consciente de tener, pero sin la que no podría funcionar igual.
    Mil besos, princesa.
    Shunna.

     

Publicar un comentario

<< Home