CUADERNOS DE TZADE

Cosas que me pasan, cosas que pienso, cosas que digo y cosas que callo

03 junio 2009

Haz lo que tengas que hacer

Para mi gusto la cuestión de la autodisciplina deja mucho que desear. Últimamente me distraigo con cualquier cosa ajena a mis deberes: chat, solitarios, navegación anárkika... el caso es buscar una excusa, cualquier excusa, para aparcar mi próximo encargo y dilatarlo lo más posible. Mi última perdición fue enterarme en pleno domingo que el artículo no había que entregarlo hoy sino el próximo martes y ya me veo de nuevo el próximo domingo resacosa, agobiada y con la respiración agitada frente a un manojo de desordenados apuntes, con los ojos como platos y mirando al cielo una y otra vez sin hacer nada.
Lamentablemente, la versión del cuento de la hilandera que me leí de pequeña, no tiene la moraleja más acertada: la joven se agobiaba tanto con todo lo que tenía que hilar que tan solo se lamentaba, llegaba el día del encargo y no había empezado siquiera y de pronto llegaron tres mujeres viejas que le hicieron todo el trabajo y además la liberaron de hilar por siempre jamás. ¿Qué manera de enseñar a un niño es esa? ¡Deberían haberle cortado la cabeza!
Ajena al encargo y a las ganas de hacerlo regresé sin darme cuenta casi a los entresijos del BDSM retomando el estudio que dejé años atrás. Y como no sea que con suerte encuentre a un sumiso capaz de hacer el trabajo por mí, o a un amo con látigo en mano detrás de mí fustigando cada vez que levante la cabeza de los libros (y cuidado no me vaya a gustar) mucho me temo que voy a tener que atarme yo solita las manos y repetirme, hasta entenderlo "haz lo que tengas que hacer".
Me voy a tener que inventar un castigo o un premio o unas frases de ánimo al menos... ya sé, voy a colgar ojos por todas partes; tal vez si me siento observada funcione.
Hoy me perdono por esa tontura de que esta mañana he temido por mi vida por unos segundos. Pero me doy seis horas. Hasta aquí hemos llegao bacalao. ¿Alguien puede darme caña?... es que no me lo creo.

1 Comments:

  • At 6/03/2009 04:58:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    BDSM ?? mmm, poco conozco de este asunto así que lo de sumiso para hacer el trabajo por ti, como que lo veo difícil. Lo de amo látigo en mano no lo he probado nunca, pero seguro que se aprende fácil. Es cuestión de practicar :-) Lo malo es que yo aprenda y a ti te guste... o bueno, según se mire.

    Aunque, casi que prefiero las frases de ánimo. Seguro que son más agradables para una y otro.

    Para mí la autodisciplina también es harto difícil y la tendencia a la divagación, entre asuntos varios, es bastante común. Además, la divagación suele ser exponencialmente proporcional a la necesidad de autodisciplina. Como solución, suelo intentar buscar la causa de la distracción y resolverla. En caso de que no sea posible a corto plazo, hago el firme propósito de aparcar temporalmente esa causa y retomarla cuando el trabajo esté al día, más o menos.

    Darte caña ??? Cuándo empezamos?... aunque conociéndome seguro que termino dándote mimos.

    Si tuviese autodisciplina, hace varias horas que debería estar planchando oreja. Pero como soy incorregible, pues heme aquí. En mi caso, será cuestión de buscar alguien que, con látigo o sin él, me ponga en orden. (Acepto sustitutos del látigo)

     

Publicar un comentario

<< Home